noviembre 30, 2020

FM CIUDAD

DE YACUIBA PARA EL MUNDO

Gobierno gestiona la vacuna de Oxford y un fármaco de Rusia

Compartir

Según la Cancillería, Bolivia contará primero con un lote de la vacuna en forma gratuita o a bajo costo, que desarolla la universidad británica con Astra Zeneca.

El Gobierno boliviano gestiona el acceso a un primer lote de la vacuna contra el coronavirus que desarrolla la Universidad de Oxford con el laboratorio AstraZeneca y también conversa con Rusia para obtener uno de los medicamentos que ha desarrollado: Avifavir. La canciller Karen Longaric, en contacto con Página Siete, informó  que en el mundo se realizan varios ensayos clínicos y existen varias vacunas  en gestación y una de las más avanzadas es la de Oxford y Bolivia ahora está en la lista de países que tendrán acceso a un lote inicialmente.

A nivel  internacional se ha conformado  la alianza Covacs Facility, con organismos internacionales  y Estados cuyo objetivo es que todos los países tengan acceso a la primera vacuna cuando se apruebe y produzca y nadie quede fuera de la distribución para inmunizar a su población. 

“La  Cancillería, a través de la embajada en Gran Bretaña, ha estado realizando intensas gestiones con Covacs Facility. Ya somos parte de la alianza y eso  nos asegura  el  acceso a un lote  y nos va también a garantizar la adquisición de las vacunas cuando se comiencen a producir”, dijo.

La autoridad aclaró que el primer lote al que se podrá acceder no es de 12 millones de dosis, pero las vacunas llegarán a un precio mínimo o probablemente de forma gratuita en atención a que el país es de menor desarrollo.

 “Debido a  que la producción mundial  va a ser limitada frente a gran la demanda en principio recibiremos un primer lote cuya aplicación deberá  seguir una estrategia de inmunización que será elaborada por el Ministerio de  Salud y para ese efecto se tendrá apoyo  técnico del Reino Unido, hasta que podamos adquirir lotes que cubran necesidades de toda población”, aseguró.

Representantes del  Viceministerio de Comercio Exterior y del Ministerio de Salud participarán la próxima semana, junto a la encargada de negocios  en Londres, de  una reunión en el  marco de Covacs Facility  en la que se informará con  detalle de los avances  y distribución de la vacuna.

Longaric manifestó que la  embajada en Londres ha tenido  también conversaciones  con Astra Zeneca para que en el ámbito del comercio internacional posteriormente  el Estado, las empresas o laboratorios bolivianos puedan comprar la futura vacuna contra la Covid-19.

La canciller sostuvo que la alianza permite a su vez el acceso a otras vacunas que se puedan desarrollar, pero la de Oxford es la más avanzada. Las investigaciones en curso de la universidad de Oxford  indican que ésta ofrecería el doble nivel de protección buscado por los científicos.

Medicamento ruso

Por otra parte Longaric anunció que la Cancillería también realiza gestiones ante el Gobierno de Rusia para acceder al medicamento Avifavir que se asegura puede curar la Covid-19  en un período de  cuatro a 10 días.

“Sí, por supuesto estamos haciendo gestiones con el  Gobiernos ruso, hemos enviado notas a la embajada rusa en Bolivia y  a su Cancillería para beneficiarnos  de todos los medicamentos  que tengan aprobación en su uso contra el coronavirus”, precisó.

Se dice que  el 65% de pacientes necesitó cuatro días para recuperarse  bajo el tratamiento de Avifavir, mientras que el 85% dio negativo a la prueba al quinto día. Se aplica por 10   días.

 
Farmacéutica rusa producirá la dosis de la universidad británica

La farmacéutica rusa R-Pharm ha llegado a un acuerdo con la anglo-sueca AstraZeneca para producir en Rusia la vacuna contra la Covid-19 que desarrolla la Universidad de Oxford y suministrarla después a entre 30 y 50 países, señaló el presidente de la compañía, Alexéi Repik, según EFE.

“Formalizamos nuestra intención en forma de un acuerdo suscrito sobre la producción y el suministro de una vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, utilizando las capacidades tecnológicas de R-Pharm para implementar el proyecto”, afirmó en declaraciones a la cadena de televisión pública Rossía 24.

“Es más, R-Pharm actuará como un tipo de centro para los suministros de la vacuna a un gran número de países, de 30 a 50, incluidos países de Oriente Medio, del sudeste de Asia, de Europa y naturalmente de (la postsoviética) Comunidad de Estados Independientes (CEI) y Rusia”, afirmó Repik.

Londres acusó  a un grupo de piratas informáticos presuntamente vinculados con agencias de inteligencia rusas de tener como objetivo de sus ataques a científicos que trabajan en una posible vacuna contra la Covid-19. En Rusia se asegura que  no tienen ninguna necesidad de robar información.

En qué consite el proyecto de la Universidad y AstraZeneca

Las investigaciones en curso de la universidad de Oxford para desarrollar una vacuna contra la Covid-19 indican que ésta ofrecería el doble nivel de protección buscado por los científicos, informaron el jueves los medios británicos.

Interrogada por la AFP, la universidad británica simplemente indicó que una parte de los resultados sobre la seguridad de la vacuna serán publicados en la revista médica The Lancet el próximo lunes.

 Según Daily Telegraph, la primera fase de los ensayos clínicos en humanos ha demostrado que la vacuna genera una respuesta inmune contra el virus, con anticuerpos y linfocitos T, “células asesinas” contra la infección.

“Es la combinación de los dos que esperamos que proteja a la gente”, agregó la misma fuente en las columnas del Daily Telegraph, “es un momento importante, pero aún queda un largo camino por recorrer”.

Según BBCMundo el primer ensayo clínico en Europa comenzó el 23 de abril para probar la vacuna desarrollada por el equipo del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford, Inglaterra.

Es una vacuna recombinante similar a la de la empresa china CanSino. Pero el equipo de Oxford está utilizando como vector una versión atenuada de un adenovirus del chimpancé que ha sido modificado para que no se reproduzca en humanos.

“Lo que están haciendo ellos es producir en un reactor un virus que no es dañino pero en su superficie expresa la proteína del coronavirus y así genera una respuesta inmune”, explica el experto del Instituto Max Planck. Actualmente es la vacuna de mayor avance.

Página Siete


Compartir