octubre 16, 2021

RADIO CIUDAD

DE YACUIBA PARA EL MUNDO

Legisladores bolivianos apoyan el uso de dióxido de cloro, un desinfectante tóxico, como tratamiento contra el covid-19

Compartir

(CNN) — Estados Unidos y Brasil no son los únicos países donde los líderes políticos parecen contradecir los consejos de los expertos médicos.

En Bolivia, varios legisladores están luchando para reconocer un agente de limpieza tóxico como una terapia contra el covid-19, incluso cuando funcionarios de salud advierten que podría ser mortal.

En la ciudad de Cochabamba, Dionisio Flores exhibió dos pequeñas botellas de plástico con cuentagotas en su palma derecha y una botella más grande en su otra mano, todo lo cual dijo que contenía dióxido de cloro, una sustancia similar a la lejía que los funcionarios de salud dicen que es “altamente tóxico “y podría ser letal, pero que Flores compró para prevenir o tratar el coronavirus.

Él es uno de las docenas de residentes de la ciudad andina que hace fila frente a las tiendas para comprar el desinfectante para el tratamiento del coronavirus, desafiando el consejo de las autoridades de salud.

“Las autoridades dicen que debe consultar con su médico”, dijo Flores a Reuters. “¡Qué médico, nunca tuvimos un médico! Los pobres no tenemos médicos”.

El dióxido de cloro se usa principalmente para desinfectar los suministros de agua potable y nunca se ha utilizado o vendido legítimamente para su uso en o sobre el cuerpo humano.

El Ministerio de Salud de Bolivia dice que no es un tratamiento eficaz contra el coronavirus y ha emitido fuertes advertencias contra experimentar con él. El 20 de julio, el ministerio declaró en redes sociales que los efectos peligrosos del dióxido de cloro pueden incluir insuficiencia hepática aguda, presión arterial baja potencialmente mortal causada por deshidratación, vómitos severos e insuficiencia respiratoria.

Su advertencia ha tenido eco en las autoridades sanitarias de todo el mundo. La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) advirtió contra el uso de dióxido de cloro para el coronavirus y dice que “presenta riesgos significativos para la salud del paciente”. Y la Organización Panamericana de la Salud dice que no recomienda productos relacionados “en pacientes con sospecha o diagnóstico de covid-19, o en cualquier otro caso porque no hay evidencia sobre su eficacia y la ingestión o inhalación de estos productos podría causar efectos adversos graves”.

Sin embargo, entre quienes promueven su uso está el alcalde de Cochabamba, José María Leyes, que dio positivo por el virus, y legisladores del principal partido de la oposición.

“Considero que es necesario probar otras alternativas medicinales, como el dióxido de cloro”, dijo Leyes el 10 de julio en su cuenta oficial de Twitter. A pesar de las abundantes advertencias, insiste en que el dióxido de cloro es seguro si se toma con precaución.

El Ministerio de Salud de Bolivia ha amenazado con enjuiciar a quienes promueven el uso no científico del dióxido de cloro como tratamiento de coronavirus “con todo el poder de la ley”. Pero hasta ahora, no ha emprendido acciones legales contra individuos o entidades específicos Bolivianos usan dióxido de cloro contra el covid-19 pese a riesgos 4:03

Aprobar un desinfectante no probado

La promoción del dióxido de cloro ahora ha ido más allá de la retórica en Bolivia: el 14 de julio, el Senado de Bolivia, controlado por el partido opositor Movimiento al Socialismo, aprobó un proyecto de ley para aprobar el “suministro y uso de la solución de dióxido de cloro para la prevención y el tratamiento del coronavirus”.

La ley propuesta autorizaría a los laboratorios públicos y privados a producir la solución de dióxido de cloro “mientras exista el riesgo de contagio del coronavirus”, y los gobiernos provinciales y municipales deberían “garantizar el suministro de la solución de dióxido de cloro en el sistema público de salud”, decía el comunicado. La ley también regularía el comercio y la producción de la sustancia, ya que algunas personas han estado comprando dióxido de cloro en el mercado negro, se lee en el comunicado.

La oposición, que tiene una mayoría tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes, ahora está impulsando el proyecto de ley para una votación en la Cámara. Se espera que pase allí también.

“Sería una alternativa de tratamiento”, dijo Sergio Choque, líder de la Cámara de Diputados y miembro del Movimiento por el Socialismo. “Un tratamiento, pero prescrito médicamente”. Sin embargo, el proyecto de ley propuesto dice que las recetas no son necesarias, pero las dosis deben indicarse en cada botella.

Finalmente, el proyecto de ley debe ser firmado por la presidenta interina Jeanine Áñez para convertirse en ley y es probable que ella vete la ley y cumpla con la guía del Ministerio de Salud.

Pero con las elecciones programadas para este año, y las infecciones y muertes por coronavirus aumentando rápidamente en todo el país, la presión sobre Áñez y su gabinete para encontrar nuevas soluciones para poner fin a la crisis es cada vez mayor. El Movimiento al Socialismo, que es leal al exmandatario derrocado Evo Morales, ha criticado ferozmente el manejo de la pandemia por parte del gobierno de Áñez.

La oficina de la presidenta interina no respondió a una solicitud de comentarios sobre la propuesta de legislación sobre dióxido de cloro.

Ella y más de una docena de funcionarios del Gobierno ya han dado positivo por coronavirus, aunque desde entonces a Áñez se le ha dado autorización médica para regresar al trabajo.

El Gobierno boliviano emitió un decreto oficial el lunes, declarando que el país estaba en un “estado de calamidad pública” debido al impacto económico de covid-19.


Compartir