junio 24, 2021

RADIO CIUDAD

DE YACUIBA PARA EL MUNDO

Riquelme dijo que River no pateó al arco ante Boca: mirá el ping pong del Superclásico

Compartir

Tras la victoria por penales, el vicepresidente xeneize aseguró que el Millonario “no pateó al arco, el arquero nuestro no atajó». Sin embargo, el encuentro en La Bombonera tuvo varias situaciones para cada lado.

Victoria ajustada, desde la pena máxima, pero finalmente la mala racha se quebró y la casa está en orden. Luego del triunfo por penales de Boca en el Superclásico, Juan Román Riquelme, vicepresidente xeneize, analizó el encuentro y aseguró que River “no pateó al arco, nuestro arquero no atajó”.

Más allá de las palabras del ídolo azul y oro, el Millonario tuvo varias situaciones de gol en La Bombonera, al igual que el conjunto de Miguel Ángel Russo, y en Estudio Fútbol repasaron todas las chances de peligro en el histórico ping pong del programa.

La primera, a los diez minutos, fue el gol de Carlos Tevez, por medio de un cabezazo incómodo a la red. Tres más tarde, Boca volvió a avisar con un remate de Sebastián Villa que se fue por encima del travesaño y, a los 25, el que lo hizo fue Carlos Izquierdoz, a través de un frentazo que pasó cerca del travesaño.

River recién inquietó a los 35 con una llegada de Gonzalo Montiel que se marchó al tiro de esquina por un rebote. De esa jugada, Jonatan Maidana apareció solo en el área y no le pudo dar dirección a su cabezazo y, dos minutos después, Fabrizio Angileri acarició el 1-1 con un tiro libre que se fue centímetros desviado.

Las últimas dos de la etapa inicial fueron del Xeneize: un bombazo de Villa que pasó cerca y un intento de Agustín Almendra ya en tiempo de descuento que contuvo sin problemas el juvenil Alan Díaz. Las dos primeras del complemento también le correspondieron a los de Russo: Tevez, primero a los seis y después a los 20, no pudo con la firmeza del joven arquero millonario.

A los 22, Julián Álvarez marcó el 1-1 y demostró que River sí tuvo oportunidades. Incluso, a falta de un cuarto de hora para el cierre, Agustín Fontana estuvo cerca del 2-1 pero Agustín Rossi se repuso del error y embolsó la pelota. La última del encuentro, a los 39, fue de Tevez y nuevamente terminó en los guantes de Díaz.

De esta manera, en el recuento de las situaciones, Boca tuvo ocho y River, en contraposición de lo que sostuvo Riquelme, tuvo cinco claras para cambiar la historia. Finalmente, el conjunto de La Ribera festejó y Román se irá a dormir feliz, como todo el pueblo azul y oro.


Compartir